Colombia

Geografías de la verdad: Las verdades del conflicto armado colombiano

A propósito de la creación e implementación de la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la no Repetición en Colombia, el Museo Casa de la Memoria, inaugura la exposición Geografías de la verdad este 26 de julio.

• Geografías de la verdad hará que los visitantes del Museo Casa de la Memoria sientan y experimenten las expresiones de las verdades del conflicto en Colombia. La entrada es libre.

• Las víctimas del conflicto donan tierra de sus territorios como una reflexión colectiva de las regiones en torno a las verdades de los hechos victimizantes que padecieron.

• Sergio Gómez, artista que acompaña la exposición, con esta tierra hará una intervención artística en el edificio del Museo Casa de la Memoria.

• A la inauguración asistirá Claudia Patricia Vacca González, Delegada designada por la Comisión Permanente del Sistema Universitario del Estado para elegir los magistrados de la Jurisdicción Especial para la Paz.

Geografías de la verdad es el nuevo proyecto expositivo del Museo Casa de la Memoria con el que, desde este 26 de julio, la institución planteará una reparación simbólica a las víctimas del conflicto armado colombiano y una reflexión sobre lo acontecido en más de 50 años de guerra. ,.

En el momento histórico que atraviesa Colombia, esta exposición invita a bordear la verdad, adentrarnos en sus laberintos, observarla desde diferentes ángulos y a través de diferentes lentes para vislumbrar su complejidad. A comprenderla como una construcción que necesita de muchos, que nos convoca a todos a compartir una versión, un fragmento, a escuchar las verdades que se resisten a morir sin pronunciar su nombre.

Para materializar la exposición Geografías de la verdad, el Museo Casa de la Memoria se acercó a estas búsquedas mediante diferentes metodologías participativas como: laboratorios de creación-reflexión, entrevistas, encuestas y rastreos documentales, que dejaron ideas como las siguientes: “Yo creo que los factores de la violencia son absolutamente distintos… yo no creo que uno pueda hablar de una verdad para una región. Se puede hablar de unas verdades”; “Pero la verdad está allá, en el corazón de nuestro campo”; “¿Y la verdad qué?… ¿cuál es la lente que se pone cuando hablamos de verdad?, ¿qué pasa con la verdad después de la guerra?”; “La verdad de una víctima es parcial, la verdad de un victimario es parcial….”

De ahí se detectó que las marcas dejadas por las violencias en los territorios y los cuerpos se transforman en cicatrices y preguntas. Intentos por develar, entre voces y silencios, qué pasó y por qué. Desde allí, las personas que buscan la verdad insisten en hablarnos, nos invitan a encontrarnos y reconocernos en la humanidad de nuestros rostros.

La geografía de la verdad es una naturaleza que se impone y nos muestra sus dos caras: la belleza y la complejidad, pues en estos lugares permanecen latentes las verdades de nuestras violencias. Verdades con una y mil caras, que se muestran y ocultan en los rostros y las manos de los habitantes, en las grietas de las montañas y los ríos que nos atraviesan. La verdad de nuestras violencias es profunda y turbulenta como ese paisaje colombiano lleno de pliegues, colores y sonidos reflejados en el oscuro río del tiempo.

Sobre estas superficies se desenvuelve la vida. Estas 1820 geografías hechas de tierra, papel, luz y piel son memoria y olvido, conservan y convierten en cenizas las evidencias de la barbaridad y la dulzura humanas.

Día tras día, cientos de personas y organizaciones en Colombia y el mundo sostienen búsquedas que les ayuden a comprender qué pasó con sus vidas en medio de la violencia y los porqués del horror que vivieron, para unir trozo a trozo las tramas esquivas y diáfanas de la verdad.

La idea es que todos los visitantes a la exposición se pregunten cuál es la verdad del conflicto armado colombiano. El tiempo de los procesos de búsqueda no es un tiempo cronológico y secuencial, sino discontinuo, diferencial y relativo. Cada persona lo vive de manera distinta. Los procesos tienen instantes en que ocurre el hecho victimizante, alguien que pregunta o se pregunta, años de buscar y comprender. La búsqueda es una forma de resistir al olvido, de reunir indicios de una verdad cambiante en el tiempo, de llegar a una posible tranquilidad cuando se halla algún fragmento de la verdad anhelada.

Aporte de las víctimas a Geografías de la verdad

Representantes de las víctimas del conflicto contribuyeron a la materialización de esta exposición y la cargaron de sentido al donar tierra de los lugares donde lo inexplicable se llevó sin retorno a sus seres queridos, un acto ritual con el que denuncian el entierro de la verdad o las verdades de los hechos victimizantes que sufrieron y que no han podido resolver. Con esa tierra, será rociado, bañado, el edificio del Museo Casa de la Memoria, para liberar búsquedas, mover reflexiones sobre las verdades y producir encuentros que engendren un relato con todas las capas, un relato donde todos quepamos.

Este acto de reparación se une y fortalece la obra del artista Sergio Gómez, que en Geografías de la verdad habitará los espacios del Museo para poner al público frente a su propia percepción. Las imágenes, siempre en relación con otras, preguntan por lo que vemos, por su naturaleza y su sentido, activando instantáneas de la memoria personal.

Geografías de la verdad, cuestiona la idea de perspectiva única, inaugura la posibilidad de asumir una posición desde el movimiento, el cuerpo y sus sentidos, y motiva la conversación desde diferentes lugares.

Inicio
26/07/17

Fin
10/12/17

Local
Museo Casa de la Memoria

Dirección
Calle 51 #36-66 Parque Bicentenario, Medellín